Antibióticos pierden eficacia en lucha contra las bacterias