Tu cuerpo agradecerá si sabes distinguir entre grasa trans y grasas saturadas