Sedentarismo: el camino hacia la enfermedad